Distanciamiento social en el murciélago vampiro y nuestra relación con los otros animales

El estudio de las vidas sociales y los potenciales afectos subyacentes en el murciélago vampiro nos abre una ventana a los matices de las necesidades, motivaciones y dificultades que atraviesan a todo ser sintiente. Por otro lado, estos mismos datos ponen de relieve las violencias físicas y los sesgos discursivos derivados del antropocentrismo. Estos últimos meses los murciélagos han sido retratados como reservorios víricos o como engranajes de un ecosistema, pero demasiado a menudo se ha ignorado la dimensión afectiva de estos individuos con los que aspiramos a adoptar una nueva praxis relacional. Continua llegint

La victòria incompleta de la llei de maltractament animal

Aquest article neix d’alguns dels plantejaments i reflexions escrites a les pàgines de “Violencias, protección y apariencias – el maltrato animal en el código penal” recentment publicat per la Asamblea Antiespecista de Madrid. El text cristal·litza els posicionaments del col·lectiu amb l’enduriment de les sancions tipificades al codi penal en referència al maltractament animal. Ho fa des d’un plantejament que qüestiona l’origen d’aquesta batalla: l’especisme, el sistema d’opressió que nega el valor de la vida dels animals no humans. Continua llegint

¿Quién y cómo se decide qué vida vale más?

En una sociedad seducida por los avances tecnológicos, mayoritariamente acrítica con las consecuencias y costes que se derivan de cada nueva aplicación, la posibilidad de disponer de coches sin conductora gracias a la inteligencia artificial es recibida como un progreso y un espectáculo fascinante. Más allá de los beneficios o necesidad de disponer de este tipo de tecnología, está la codificación de la inteligencia artificial del coche para que responda ante un escenario donde el accidente es inevitable y existen distintas posibilidades. En ese caso, ¿quién y cómo se decide qué vida vale más?

transferir

1. Coche autónomo de la empresa Waymo-Google. Fuente: Wikipedia.

Una investigación del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) publicada en Nature diseñó un videojuego, que denominaron moral machine, en el que se planteaba a las participantes distintos dilemas. Tenían que ponerse en la piel del vehículo y decidir qué vida valía más. Aunque el estudio ya fue publicado con los datos de participación de más de dos millones de personas de 233 países, la aplicación sigue disponible (http://moralmachine.mit.edu/hl/es) y permite realizar el juego comparando los resultados individuales con los grupales (ver imagen). Consta de 13 escenarios, 11 de los cuales tienen en cuenta cierta diversidad de la vida humana y en solo dos se incluyen a otros animales, únicamente gatos y perros. A diferencia de la vida real, las condiciones del experimento permiten a las participantes disponer del tiempo suficiente para razonar qué vidas valen más que otras. El ejercicio de raciocinio obliga a tomar una decisión moral que, de acuerdo con las conclusiones del estudio, refleja el especismo imperante, dejando a los animales no humanos a la cola, por detrás de otros grupos considerados más sacrificables como son delincuentas, ancianas y sintecho.

Picture1

2. Resultado obtenido de realizar el juego en la pregunta referente a la “preferencia de especie”.

De hecho, de las tres conclusiones principales, la primera es que ante el dilema de salvar a un humano o un animal no humano la elección mayoritaria fue atropellar al segundo. Las otras dos conclusiones hacían referencia exclusivamente a humanos: eligir salvar cuantas más vidas mejor y atropellar antes a ancianas que a personas jóvenes.

El estudio tuvo una amplia difusión en la prensa general y sirvió para presentar estas tres normas como universales, o casi. De este modo, al tratarse de un estudio científico, estaba legitimando con el apoyo y autoridad de la ciencia, el considerar universal que la vida de los otros animales vale menos que la vida humana. Otra respuesta no hubiera sido razonable en una sociedad en la que nos educan en el especismo. De modo que, más que una conclusión, se trata de una tautología. Ahora bien, al presentar ante la opinión pública estas tres conclusiones como universales o naturales, el juego puede dejar de serlo cuando se deba dotar a los vehículos de qué respuesta dar ante escenarios similares a los planteados.

En 2017, Alemania propuso la primera guía moral para vehículos autónomos, en la que participaron expertas de distintas áreas como ingeniería, filosofía y derecho, junto con representantes de fabricantes de vehículos, consumidores y representantes de distintas confesiones religiosas. Cabe pensar que posicionamientos antiespecistas pudieran estar, individualmente, entre los distintos grupos antes citados, pero dado que como demuestra el estudio, el desprecio por la vida animal es prácticamente universal, no tener en cuenta a colectivos que puedan hablar por los otros animales manifiesta que no hay voluntad para cuestionar ese posicionamiento. Las autoras de la guía consensuaron 20 principios éticos. El séptimo hacía referencia a qué decisión tomar cuando afectaba a los otros animales:

“In hazardous situations that prove to be unavoidable, despite all technological precautions being taken, the protection of human life enjoys top priority in a balancing of legally protected interests. Thus, within the constraints of what is technologically feasible, the systems must be programmed to accept damage to animals or property in a conflict if this means that personal injury can be prevented”

Pues bien, el juego ya ha dejado de serlo y ha pasado a ser un principio ético que cuenta con el respaldo del Ministerio de Transportes de Alemania. Más adelante, el principio ético puede devenir norma de obligado cumplimiento. Para tratar de suavizar esa regla, la guía reconocía el criterio de sentencia por lo que el estatus de la vida animal estaba por encima de la protección de la propiedad, pero en ningún caso, por encima de la vida humana.

La Unión Europea (UE) también está comenzando a abordar las cuestiones éticas vinculadas a los vehículos autónomos. Su enfoque es aún menos esperanzador que el de Alemania porque ni tan siquiera reconoce la capacidad de sentencia de los animales no humanos. El Grupo de Expertos en Inteligencia Artificial de la Unión Europea redactó en 2019 una comunicación para los distintos órganos de gobierno consolidando el antropocentrismo: “The strategy places people at the centre of the development of AI — human-centric“. Se trata de marcar unas pautas que las regulaciones de los Estados miembros deben seguir, situando en el centro de las medidas la mejora del bienestar humano. En las diez páginas que tiene la comunicación, no se hace mención alguna a los derechos y el bienestar de los otros animales. La postura no debe de extrañarnos. ¿No se había hecho un estudio en Nature en el que participaron millones de personas que identificaba el especismo como un rasgo universal de la conducta humana?

 

Referencias:

http://moralmachine.mit.edu/hl/es

https://www.bmvi.de/SharedDocs/EN/publications/report-ethics-commission.pdf?__blob=publicationFile

https://www.nature.com/articles/s41586-018-0637-6

https://elpais.com/elpais/2018/10/24/ciencia/1540367038_964708.html

https://www.abc.es/ciencia/abci-coche-autonomo-quien-debe-salvar-accidente-mortal-inevitable-201810241922_noticia.html

https://www.europarl.europa.eu/news/es/headlines/economy/20190110STO23102/coches-autonomos-en-la-ue-de-la-ciencia-ficcion-a-la-realidad

Posthumanisme: el nostre parentiu amb no humans (COCA 2020)

Mara Martínez Morant, coordinadora d’Antropologia de la Vida Animal. Grup d’estudis d’etnozoologia, va presentar la comunicació “Posthumanisme: el nostre parentiu amb no humans” en el marc del primer Congrés Català d’Antropologia (COCA 2020) celebrat en la Universitat Rovira i Virgili (Tarragona), del 30 de gener a l’1 de febrer 2020

El posthumanisme al·ludeix al fet de descentrar l’ésser o animal humà del seu històric posicionament com a centre de l’univers, l’anomenat antropocentrisme, tot criticant a aquest animal humà per la seva supèrbia autosuficient que no contempla la perspectiva dels altres animals. A partir dels plantejaments posthumanistes comença a emergir un perfil nou, que dibuixa que l’animal humà ha arribat a la fi de la seva excepcionalitat i privilegi en la naturalesa, per esdevenir una espècie més entre totes les que configuren la cartografia dels essers vius del planeta. En aquest context és on apareixen noves vinculacions que provoquen l’aparició del parentiu amb no humans. Perquè un concepte que concerneix a la interrelació entre animals humans y no humans, que suscita reaccions somàtiques, és el parentiu, un fer-amb-convertir-nos-en on parent significa quelcom més, quelcom diferent a entitats connectades per genealogia o ancestres. Perquè el parentiu es fa també per afinitat, establint una aliança que es trasllada als altres animals convertint-los en parents. Aquest tipus de parentiu, que en sí mateix implica un assemblatge, és avui present en les societats occidentals creant interrelacions fortes i duradores entre animals humans i no humans, provocant l’aparició de terminologia específica per anomenar a l’altre animal com refugiat, animal convivent o animal de família entre d’altres fórmules. Nomenclatura que també és generadora d’expressió somàtica perquè ordena els comportaments a través de les relacions, de caràcter tant inter com intra, que es visibilitzen entre animals humans i els altres animals. El treball etnogràfic que guia aquesta investigació es troba en l’àmbit dels animal studies i dels estudis crítics animals, i remet a teories posthumanistes que consideren la perspectiva dels altres animals com éssers que tenen valor per sí mateixos, convertits en adlàters de l’animal humà que comença a abandonar el seu posicionament especista i antropocèntric.

IMG_20200201_210623_110

Las otras víctimas de los fuegos de Australia

Australia está viviendo la peor temporada de incendios forestales de su historia. Aunque los fuegos son frecuentes durante el verano australiano, el cambio climático está agravando el fenómeno conocido como el dipolo del océano Índico, lo que ha llevado a que este año se registren temperaturas récord y sequía extrema en todo continente. Estas condiciones han propiciado que los incendios empezaran antes de lo habitual y que, por consiguiente, a día de hoy, las llamas hayan arrasado con más de 10,3 millones de hectáreas, una superficie superior al territorio de países como Portugal o Hungría. A su paso, el fuego se ha cobrado 28 vidas humanas y ha calcinado más de 2000 viviendas pero aún ha resultado más atroz para los animales no-humanos. Según Christopher Dickman, profesor de Ecología Terrestre de la Universidad de Sidney, más de 1.000 millones de animales no-humanos han muerto a causa de los incendios. Una cifra que estimó a partir de los datos de densidad de mamíferos, aves y reptiles por hectárea en Nueva Gales del Sur, reportados en un informe del Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF) en 2007. Aunque no deja de ser una aproximación ya que no tiene en cuenta otras clases de animales como insectos o anfibios ni que los incendios se han propagado a otros estados, como Victoria, cuya densidad de no-humanos es distinta. De igual manera no es posible estimar cuántos han logrado escapar del fuego aunque desgraciadamente, en los incendios, los animales no-humanos no sólo mueren calcinados o asfixiados. Aquellos que sobreviven pueden morir posteriormente debido a la falta de alimento, agua o refugio y como consecuencia de la destrucción de su hábitat pueden convertirse en presas fáciles para sus depredadores. 
Continua llegint

Sintiencia en peces: de los datos a los deberes

La sintiencia es el criterio de consideración moral y política. Si un individuo puede experimentar afectos positivos y negativos, dicho individuo presenta intereses sobre los acontecimientos que suceden en su vida. En consecuencia, dicho individuo debe ser incluido en nuestra esfera de consideración moral y política. Los peces, así como muchos otros organismos marinos, son capturados a toneladas y sus cadáveres servidos en nuestros platos. Además, industrias del entretenimiento y del mascotismo los capturan y/o crían para instrumentalizarlos de distintos modos. Hoy la evidencia es contundente, los peces son individuos sintientes que, entre otros afectos, tienen la capacidad de experimentar dolor. A continuación, se mencionan buena parte de los estudios que han empujado a la comunidad científica a reconocer la realidad de la sintiencia en peces. Continua llegint

Ausencia de ética animal en el control poblacional: el caso de las cotorras de Madrid

El pasado lunes 7 de Octubre, el delegado de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Borja Carabante, anunciaba un plan de control de la población de cotorras para la ciudad de Madrid. Las especies diana son la cotorra argentina y la cotorra de Kramer, originarias de Asia y el Norte de África. Continua llegint

De pesimismo en cíclidos y optimismo en cuervos

Comprender que los otros animales también tienen afectos nos pone en la encrucijada de tener que revisar de raíz la relación que establecemos con ellos, ya que muchas de nuestras prácticas cotidianas se sustentan sobre el sufrimiento y la instrumentalización de estos individuos. En relación a esta cuestión, el objetivo de esta artículo es el de poner en común dos estudios científicos recientes sobre estados afectivos en animales no humanos.

Continua llegint

Vigilias en mataderos

Mucho ha llovido desde la primera vigilia de The Save Movement que se celebró en un matadero de España en noviembre del 2017. Actualmente existen 35 grupos en nuestro país, distribuidos por todo el territorio, que organizan este tipo de eventos de forma periódica. Un gran ejemplo de cómo el activismo por la liberación animal ha crecido de forma exponencial en los últimos años. Pero, ¿en qué consisten estas vigilias? Se trata de una forma pacífica de protesta en la que un grupo de activistas se desplaza a un matadero para ser testigo de los últimos minutos de vida de los animales explotados para consumo. Para ello existe un pacto entre les organizadores y las autoridades del matadero, quienes son avisadas previamente de la acción. Durante su transcurso, el grupo de activistas espera pacientemente la llegada de camiones cargados a más no poder de inocentes seres que entrarán al matadero para salir convertidos en piezas de carne anónimas totalmente desvinculadas del individuo al que pertenecieron.   Continua llegint