Jornada debat sobre “Els tentacles del postantropocentrisme”

pre cartell jornada juyn 2019
El proper 15 de juny, entre les 10:30 i les 13:30 hores, celebrarem una jornada de debat al voltant de conceptes i realitats que envolten als altres animals al Museu Etnològic i de les Cultures del Món de Barcelona. Des del postantropocentrisme establirem una conversa polièdrica entre sabers que investiguen afectes i efectes tentaculars que interactuen en la compresió de l’Altre animal, incloent perspectives antropològiques, neurocientífiques, artístiques i activistes.
Esteu totes convidades!
 
PROGRAMA
 
Sintiència tentacular: pops, etnozoologia i neurociència.
L’Adrià Voltes farà una aproximació a les dades experimentals sobre sintiència i capacitats cognitives en pops. Aquesta anàlisi es vincularà als escenaris presents i futurs de les relacions humà/pop i ciència/ètica atenent als esforços invertits en domesticar i explotar aquest cefalòpode.
 
La paradoxa de la carn: estratègies psicològiques que normalitzen el consum humà de certs animals.
La Maria Suñol Rodrigo analitzarà els mecanismes psicosocials que permeten la coexistència de valors animalistes i conductes carnistes en els humans. Es revisarà com aquests mecanismes mantenen el consum de certs animals dins la norma cultural i es debatrà sobre la importància de qüestionar-los des de l’antiespecisme per encaminar-nos cap a un món postantropocèntric.
 
Los otros animales en algunas prácticas artísticas.
A càrrec de la Mara Martínez Morant, qui demostrarà l’escàs interès manifestat per l’altre animal com a ésser que sent quan se l’utilitza en pràctiques artístiques inscrites en l’àmbit del bioart i de l’art contemporani. Es presentarà un itinerari, a través de diferents exemples, per mirallejar com es considera i tracta a l’altre animal convertit en matèria primera a disposició de l’artista. En molts casos, l’artista vol que l’animal formi part de l’obra per denunciar el menyspreu social del qual aquest és objecte, i és aquí on calca, en format de producció artística, pràctiques que insisteixen en el maltractament o que situen a l’altre animal en contextos mancats de respecte, justícia i empatia que l’objectualitzen.
 
Rebel·lió antiespecista: vivint en un Santuari animal.
La Sònia Gresa compartirà l’etnografia realitzada al Santuari Animal Almas Veganas, de recent creació. Les integrants d’aquest grup van decidir dedicar-se en cos i ànima a allò en el que creuen fermament: nedar a contracorrent per tenir cura d’animals no-humans en un context sociopolític especista. S’adreçaran les seves visions i pràctiques: com és la convivència en un espai que es considera antiespecista? Quines contradiccions podrien sorgir? Com s’ha reconfigurat la seva quotidianitat?
 
També comptarem amb la participació de l’artista visual i activista transfeminista i antiespecistaXeito Fole i de Leonor Díaz de Liaño fundadora dels refugis-santuari Molí de Fals i Cal Lari de l’Asociación Defensa Équidos.
Anuncis

La vida social de un crustáceo: acoso y estrés en el cangrejo rojo

¿Tienen experiencias emocionales los crustáceos?, ¿qué podemos aprender sobre las emociones en invertebrados a través de sus relaciones sociales? Los últimos 10 años de investigación en neurofisiología y comportamiento han desvelado que los invertebrados comparten muchos mecanismos neurobiológicos con los mamíferos, incluyendo emociones y experiencia del dolor(1–5).

En esta línea, un estudio publicado en 2017 y realizado en la Universidad de Bordeaux indica que los efectos psicológicos de las jerarquías de dominación no son exclusivos de mamíferos6. Dicho estudio analiza los efectos emocionales y de comportamiento vinculados a contiendas territoriales entre cangrejos rojos. Esta investigación demuestra que esta especie de crustáceo: “tiene un sentido de la derrota/victoria y expresa ansiedad o comportamiento de acoso dependiendo del resultado del enfrentamiento”(6).

Una vez finalizada la disputa territorial, el cangrejo perdedor expresa un comportamiento de sumisión mientras que el ganador persiste en acosar al individuo vencido, lo que presenta consecuencias deletéreas para éste. El cangrejo rojo perdedor manifiesta un comportamiento homólogo a la ansiedad, el cual se manifiesta en correlación con el estrés sufrido debido al persistente acoso incluso después de la contienda.

crayfish-1484995_960_720

Foto: Marc Pascual en pixabay.com

Cabe destacar que el estudio demuestra que los ansiolíticos son capaces de abolir la aparición de este comportamiento homólogo a la ansiedad. Además, también caracteriza que la serotonina debe estar jugando un rol importante en su aparición, pues la concentración cerebral de serotonina es mucho mayor en los individuos perdedores que en los ganadores y cuando la serotonina es antagonizada, la ansiedad no aparece en los individuos vencidos.

En definitiva, estos resultados sugieren que las bases del acoso y de sus efectos ansiogénicos emergieron muy pronto durante la evolución y, por tanto, que la capacidad sintiente está mucho más extendida de lo que históricamente habíamos asumido. El reconocimiento de la sintiencia animal pone de manifiesto que la vida de los animales no humanos también se desarrolla en base al eje dolor-placer, lo que los hace vulnerables a múltiples factores, antropogénicos y no antropogénicos. Asumir estos datos está ineludiblemente vinculado a la responsabilidad de trabajar por la expansión de nuestra esfera moral y política.

Referencias:

1. Elwood, R. W. & Adams, L. Electric shock causes physiological stress responses in shore crabs, consistent with prediction of pain. Biol. Lett. 11, 10–12 (2015).

2. Bateson, M., Desire, S., Gartside, S. E. & Wright, G. A. Agitated honeybees exhibit pessimistic cognitive biases. Curr. Biol. 21, 1070–1073 (2011).

3. Fossat, P., Bacqué-Cazenave, J., De Deurwaerdère, P., Delbecque, J. P. & Cattaert, D. Anxiety-like behavior in crayfish is controlled by serotonin. Science (80-. ). 344, 1293–1297 (2014).

4. Gibson, W. T. et al. Behavioral responses to a repetitive visual threat stimulus express a persistent state of defensive arousal in drosophila. Curr. Biol. 25, 1401–1415 (2015).

5. Perry, C. J., Baciadonna, L. & Chittka, L. Unexpected rewards induce dopamine-dependent positive emotion-like state changes in bumblebees. Science (80-. ). 353, 1529–1531 (2016).

6. Bacqué-Cazenave, J., Cattaert, D., Delbecque, J. P. & Fossat, P. Social harassment induces anxiety-like behaviour in crayfish. Sci. Rep. 7, 1–7 (2017).

Imagen: Marc Pascual en pixabay.com

Antropologia de la Vida Animal. Grup d’estudis d’etnozoologia apoya la Iniciativa Ciudadana ZOOXXI

Antropología de la Vida Animal. Grupo de estudios de etnozoología. (Adscrito al Institut Català d’Antropologia, ICA)

A través de este escrito, Antropología de la Vida Animal. Grupo de estudios de etnozoología, expresa públicamente su apoyo a la Iniciativa Ciudadana ZOOXXI.

La etnozoología, especialización importante de nuestro grupo de investigación, consiste en el estudio de la interacció n entre el animal humano y el no humano. La relevancia de la etnozoología no es trivial en un contexto sociopolítico antropocéntrico que legitima la explotación de los otros animales, ignorando que la desigualdad, la opresión y la discriminación operan también a nivel interespecie. En consecuencia, asumir que la justicia social no compete exclusivamente a asuntos de la esfera humana, pasa por el rechazo a la instrumentalización de individuos sintientes.

Los zoológicos son un error histórico, heredado acríticamente, donde animales no humanos son confinados en instalaciones que les suponen limitación de espacio, restricción en el despliegue de comportamientos específicos de especie y privación emocional y cognitiva. El ambiente empobrecido que ofrece la cautividad también se hace evidente en la manifestación de estereotipias y patologías diversas.

Los individuos cautivos están sujetos a un modelo de reproducción enmarcado en una trama internacional de intercambio de animales entre diferentes parques zoológicos, lo cual es absolutamente nocivo para esos individuos, dado que comporta la separación del grupo familiar, el traslado y la introducción forzosa en un ambiente totalmente desconocido.

El modelo actual de zoológico es intrínsecamente contrario a la voluntad de velar y promover el valor del individuo, pues asume la cautividad como necesaria y educa exhibiendo individuos que denomina “embajadores”, es decir, sujetos de un hábitat que nada tiene que ver con las condiciones empobrecidas del cautiverio.

La Iniciativa Ciudadana ZOOXXI proporciona respuesta política a la necesidad de reconvertir los zoológicos. ZOOXXI aúna datos científicos, criterios éticos y voluntad social en una propuesta de cambio de paradigma del Zoo de Barcelona, una institución que deberá transitar de un centro de cautiverio a un modelo al servicio de la protección de los otros animales mediante la recuperación de fauna autóctona, el rescate animal y la protección de los hábitats.

Por los motivos expuestos, el grupo de investigación Antropología de la Vida Animal. Grupo de estudios de etnozoología, adscrito al ICA, manifiesta públicamente su apoyo a ZOOXXI, propuesta impulsada por las organizaciones Libera! y Fundación Franz Weber. Consideramos que el proyecto ofrece herramientas sólidas y deseables no solo para impulsar la protección de hábitats en un contexto de crisis climática sino, también, para continuar caminando hacia una coexistencia ética con los otros animales.

Barcelona, mayo 2019

logo_antropologia_ok

 

 

Trenzado de parentescos

Hoy, hacer parientes o establecer parentesco con los otros animales no debería ser extraño, incluso aparece terminología para nombrar vinculaciones de parentesco que derivan de las relaciones actuales, términos como “kinnovator” de Skurnick, referido a la persona que crea un tipo de familia no convencional e innovador. Con la nueva terminología se abre el horizonte del parentesco para incluir a los otros animales y ahí radica lo innovador: en el reconocimiento y la inclusión. Es tiempo de cuidar mejor a los “individuos-como-ensamblajes” y no como especies separadas, porque “todos los seres comparten una “carne” común, paralelamente, semióticamente y genealógicamente”, explica Haraway.

trenzado de parentivo 02

Foto: Mara Martínez Morant – Lúa

Cualquier persona puede decidir adoptar bajo epítetos como “mascota” (término absolutamente discriminatorio e inaceptable porque un animal no es un objeto que trae ‘suerte’) o “animal de compañía” (inadmisible porque indica utilitarismo por ser un animal para algo que beneficia a les humanes). Pero raras veces a ese otro animal se le denomina “de familia” (señala una posición de propiedad de la humana, aunque puede aceptarse ese “de” porque es incluyente) o “animal conviviente” (con el cual se cohabita y se suma a les otres cohabitantes). Aunque, más extraño todavía es que se le denomine “refugiade”, que en la realidad compartida es lo que es, puesto que de seguir en el espacio público sin ser responsabilidad de alguien, ese animal será linchado, torturado, apartado, no deseado, en definitiva catalogado como un resto indeseable. Incluso si es adoptado, ocurre con demasiada frecuencia que ese animal deviene despreciable, un estorbo para el adoptante cuando ha de realizar una mudanza de domicilio, con la llegada de un descendiente a la familia, con el cambio de país o por el motivo que sea. Situación que evidencia que el parentesco por afinidad, que es el que se crea con los otros animales decidiéndolo ambas partes, aunque la humana tenga más responsabilidad y poder de decisión que la no-humana, ese tipo de parentesco no se da con la adopción, sino que es un proceso cuyo desarrollo se produce, o no, con la convivencia. En situaciones de rechazo, pues, ya no hay lugar para el otro animal en el contexto que lo albergó simulando ser una familia para él. Ahora el ensamblaje se rompe y el otro animal vuelve al desamparo inicial. La diferencia es que durante un tiempo ese otro animal percibió que tenía una familia humana, o así se lo hicieron entender, pero esta nunca existió.

Otra cuestión relevante es tratar algunas definiciones clarificadoras acerca de cómo se plantea el parentesco y cómo se aplica a los otros animales. Se habla de familia pero ¿qué es una familia? Según la Real Academia de la Lengua en la primera de sus definiciones dice: “Grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas”. Cuando se refiere a “personas” (incluimos a los otros animales a partir de la definición de ‘persona’ de Locke, por la cual se les atribuye relevancia moral, es decir, derechos). Entonces según lo anterior, un animal conviviente o refugiado “es familia”. Pero familia ¿de qué tipo? Es una familia multiespecie con relaciones interespecies porque aglutina a personas de especies diferentes que cohabitan en el contexto de lo que denominamos un “hogar” (espacio de tranquilidad y seguridad que reúne a los integrantes de la familia, diferente de “casa” que refiere solo la vivienda física). De ahí deriva que el reconocimiento de los animales convivientes como miembros de la familia posibilite una nueva dimensión en el estudio de esta. La incorporación de un animal no-humano a la familia supone tanto una adecuación del otro animal a las normas preexistentes como una reestructuración del antiguo sistema familiar para permitir y facilitar la incorporación. En este proceso, el animal conviviente o refugiade desarrolla un rol activo junto con los demás miembros de la familia, porque todes han de adecuarse a las transformaciones familiares y porque todes tienen necesidades que han de ser atendidas en el contexto del hogar y fuera de él. Si el otro animal es familia, es injustificable cualquier argumento que intente explicar el abandono, maltrato o asesinato de modo similar a como acontecería con cualquier miembre humane del grupo, lo contrario es especismo.

36714123_861640114039325_2031032168184020992_o

Foto: dponsdomènech – Mina i Ara a l’hora de la migdiada

Power investigó el modo en que los perros logran incorporarse a las familias humanes y planteó la noción de una “familia humano-perro” o “familia más que humana” que se sostiene en una doble tendencia: por un lado, la adecuación de los perros hacia las expectativas humanas de comportamientos apropiados para la familia y el hogar. Por otro lado, los esfuerzos de los participantes para incluir a los perros como personas en las rutinas y prácticas diarias, sumado al carácter único y la agencia de los perros como organizadores activos de la forma de la familia en el día a día. Es decir, la incorporación del otro animal implicaba que todes debían adaptarse a un nuevo rol y forma de actuación. Por su parte, Serpell señala que no solo se considera a los otros animales como miembros de la familia sino que, además, les humanes buscan activamente mantener esa relación y realizan considerables esfuerzos emocionales y financieros para mantenerla. Obviamente, los otros animales también se esfuerzan por adecuarse a los requerimientos de sus responsables familiares, tal como lo desarrollaría un descendiente humane. La química que enlaza a la gente con sus animales de familia, convivientes o refugiades, crea un apego emocional que ayuda a explicar por qué los otros animales significan tanto para tanta gente, y da legalidad al modo en que han llegado a ser considerades como miembres de la familia, afirma Sable. Para aquelles que respetan, son justes y empatizan con los otros animales no existe ninguna diferencia entre crear entrelazamientos familiares con humanes o con no-humanes porque la comprensión del parentesco es irreductible a la cuestión de la especie. Además, desde la perspectiva posthumanista, se acaba el privilegio de les humanes para señalar quien es o no familia puesto que, la humane, no es más que una de las muchas especies que habitan el planeta aunque, quizás, la peor de todas.

Referencias:

– Haraway, D. 2016. Staying with the Trouble: Making Kin in the Chthulucene. Durham: Duke University Press.

– Power, E. 2008. Furry families: making a human-dog family through home. Social & Cultural Geography, 9 (5), 535-555.

– Sable, P. 2013. The pet connection: an attachment perspective. Clinical Social Work Journal, 41 (1), 93-99.

– Serpell, J.A. 1996. In the company of animals: A study of human-animal relationships. Cambridge: Cambridge University Press.

– Skurnick, L. 2015. That Should Be a Word. New York: Workman Publishing.

– Reig, E. S. 2015. Sobre la paraula “mascota”

Liderazgos femeninos en la lucha antiespecista

La intersección entre el feminismo y el antiespecismo no es algo reciente. Desde las sufragistas británicas hasta el movimiento Black Vegan actual, pasando por las activistas afroamericanas de los 60-70, como Rosa Parks, Coretta Scott King o Angela Davis. Muchísimas son las compañeras que han unido su lucha por la liberación de las mujeres con la de los animales. Y es que su semejanza es ineludible. En palabras de la filósofa Catia Faria: el sexismo y el especismo son formas de discriminación igualmente injustificadas y se manifiestan mediante patrones opresivos de jerarquía y dominación semejantes. Ni el sexo ni la especie son criterios que se deban vincular a la consideración moral, ya que ninguno de ellos determina la capacidad de tener experiencias subjetivas e intereses personales que deban ser protegidos. Para muchas mujeres reconocer que se está sistemáticamente oprimida supone el inicio de una evolución ética que conduce a no querer perpetuar otras formas de opresión. Esto explica que las mujeres representen entre el 63% y el 80% de la población vegana y que sean la base del movimiento por la liberación animal.

Liderazgos femeninos en la lucha antiespecista

Imagen: Jesper Valencia González

Tristemente, el antiespecismo no está a salvo de actitudes patriarcales que discriminan a la mujer. El movimiento #metoo logró que salieran a la luz múltiples casos de acoso sexual implicando a activistas de renombre como Nick Cooney (Mercy for Animals), Paul Shapiro (Compassion Over Killing) o Wayne Pacelle (Humane Society). Sin embargo, no se trata de casos aislados sino que son sólo la punta del iceberg de un gran problema estructural del movimiento. A las víctimas se las silencia, o bien ridiculizando su sufrimiento al compararlo con el de los animales no humanos explotados, o bien haciéndoles saber que denunciar o, sencillamente, negarse a colaborar con abusadores, perjudica a los animales. Tolerar este tipo de actitudes crea un entorno hostil para las mujeres y contribuye a que muchas opten por formas de activismo menos visibles en las que no tengan que lidiar con esta problemática, como son el cuidado directo de animales, la construcción de santuarios, la gestión organizativa o la obtención de recursos económicos. Lo que deja a hombres, casi siempre heterosexuales, cis y blancos, en las posiciones de poder y en la primera línea del activismo.

Basta con hacer una búsqueda rápida en Internet sobre el activismo vegano para darnos cuenta de que las caras visibles del movimiento son mayormente masculinas, lo que supone una incoherencia cuando las mujeres somos la inmensa mayoría. Es necesario que se incrementen los liderazgos femeninos en todas las expresiones del antiespecismo por tres razones: 1) combatir la misoginia dentro del movimiento, ya que sólo con mujeres liderando podremos garantizar la expulsión de miembros sexistas y la eliminación de todas las actitudes discriminatorias hacia las mujeres, 2) por una cuestión de igualdad, ya que es necesario que las mujeres tengamos referentes encabezando la lucha y 3) por pura eficacia, ya que un liderazgo más diverso supone una mayor representación de distintas sensibilidades y puntos de vista, lo que genera más debate y mejor toma de decisiones. Elegir la mayoría de líderes de una fracción minoritaria del movimiento conlleva la pérdida de personas enormemente capaces y motivadas, lo que juega en detrimento de los animales.

Referencias:
El Diario: El año del feminismo, el siglo del antiespecismo
El Diario: Feminismo y antiespecismo
Nonprofit Chronicals: The animal welfare movemennt’s #metoo problem
Pikara Magazine: El silencio de las perras. La estructura política de la misoginia en el antiespecismo
Mujeres en lucha: Feminismo y Antiespecismo: Las luchas incómodas
Imagen: Cheyenne Danner (@naturallycheyenne) en Inspirational Animal Activist: Cheyenne Danner – My Vegan Journey Began as a Young Child

Exterminio de jabalíes

Hace poco se publicaba en la prensa la noticia de una prueba piloto que se realizará en algunas comarcas de Girona para prevenir la peste porcina, noticia en la que se indicaba que el Departament d’Agricultura, Ramaderia, Pesca i Alimentació de la Generalitat de Catalunya pagará 50€ por jabalí matado. Por descontado, el objetivo no es solo evitar la peste sino, también, reducir la “molesta” población de jabalíes. Desde hace tiempo existe una problemática alrededor de este animal autóctono, a causa de los supuestos problemas que ocasiona en la vida cotidiana de les humanes del territorio.

Como muches ya sabéis, al reducir el hábitat de los jabalíes urbanizando todos los espacios naturales, se ven obligados a acercarse tanto a núcleos urbanos, donde encuentran alimento en la basura, como a zonas sembradas y/o ajardinadas. Esto provoca pérdidas económicas que se consideran inasumibles e inadmisibles por parte de diferentes sectores de la población, siempre desde una perspectiva materialista y por supuesto antropocéntrica. Y es que, mientras los jabalíes tienen un entorno cada vez más precario y solo quieren sobrevivir, les humanes se dedican a matarles para no tener “encontronazos” con estos animales a los que no se explota en granjas, al menos no en este territorio, pero de los que sí se consume su carne al ser considerados trofeos de caza mayor. Los jabalíes siguen siendo salvajes y eso supone un malestar para la población humana que, si no obtiene un beneficio del jabalí y además no puede controlarlo, lo aniquila.

wild-659589_1920

Actualmente, al no tener depredadores, la población de jabalíes ha empezado a aumentar. Eso es porque antes sus depredadores naturales eran los lobos pero como estos fueron exterminados del territorio, porque también importunaban los intereses de les humanes, ahora los jabalíes se reproducen y, como se ha dicho, se pasean por el medio urbano creando situaciones a veces complicadas, sobre todo, por lo que respecta a su seguridad y vidas en un contexto que les es completamente hostil. No nos conformamos con destruir el medio ambiente, sino también a compañeres animales con les que deberíamos compartir y convivir.

Los lobbies de caza, que son una minoría anclada en el pasado, observan cómo la sociedad adquiere cada vez mayor conciencia social respecto a la sintiencia, a la capacidad de los otros animales de experimentar de forma similar a les humanes pero, ante esa transformación social, a los cazadores solo se les ocurre argumentar que matando animales cumplen con una función insustituible. Les que pensamos en el sufrimiento de los otros animales siempre consideramos otras formas de actuar ante situaciones que puedan presentarse y que afecten a les no humanes. En este caso, una solución sería la esterilización de jabalíes y, para evitar situaciones de incomprensión y violencia contra los jabalíes, lo ideal sería la administración de pienso preparado para esterilizarles, colocándolo estratégicamente en comederos adecuados.

En un sistema donde el capital, el lucro y la monetarización dominan, difícilmente se optará por una respuesta que represente un coste económico para la Administración. Aunque los recursos económicos sean de todes, se opta por una fórmula antiética que es dar 50€ por cada vida arrebatada, por cada jabalí muerto. Por cierto, los cazadores creen que 50€ es poco dinero para compensarles por los daños que afectan a sus perres pues, al ser época de cría, dicen que las hembras están más a la defensiva que en otras épocas del año. ¡Como si les preocupara el bienestar de estes!

Fuentes:
CCMA: Pagaran 50 euros per cada senglar mort als caçadors de quatre comarques gironines
Diari de Girona: La Generalitat posa preu a cada senglar abatut
Club de caza: La Generalitat pagará 50 euros por jabalí abatido a los cazadores
Imagen: Andreas N en Pixabay

Veganismo y masculinidad híbrida.

La filosofía posthumanista ha contribuido a desvelar cómo los animales humanos nos definimos en función de la exclusión y el sacrifico de otros humanos y no-humanos (Braidotti, 2002; Calarco, 2008; Wolfe, 2003). En esta línea, el pensamiento feminista en transdisciplina con los estudios críticos animales analiza la relación entre el sacrificio y el consumo de los animales no-humanos y la masculinidad y la heterosexualidad normativa (Adams, 1990; Simonsen, 2012). En consecuencia, el binomio humano/animal se extiende a (re)producciones etnocéntricas, misóginas y heteronormativas.

El estoicismo emocional, la fuerza y la virilidad son rasgos vinculados al consumo de carne. Desde este punto de partida, Greenebaum & Dexter, con el objetivo de identificar el potencial androdescentrativo del veganismo, exploran cómo hombres veganos explican el veganismo en relación a valores patriarcales (2017). Los resultados sugieren que el relato de los participantes del estudio podría adscribirse a la masculinidad híbrida (Greenebaum & Dexter, 2018).

La masculinidad híbrida hace referencia a aquella masculinidad alternativa que cuestiona pero a la vez refuerza ideas hegemónicas adscritas a la masculinidad. Dicha masculinidad opera recurriendo a elementos que pueden proceder tanto de feminidades como de masculinidades marginalizadas, incorporándolos en identidades masculinas privilegiadas (Bridges & Pascoe, 2014).

maculindad hibrida

Greenebaum & Dexter identifican que los participantes del estudio cuestionan los valores tradicionales de la masculinidad y el binarismo de género, sin embargo, en su intento por situarse fuera de los valores hegemónicos, acaban reforzando los privilegios de género (2017). A modo de ejemplo, algunos participantes reconfiguran los conceptos de compasión y empatía para hacerlos encajar en ideales masculinos, identificándolos con el coraje. Otro aspecto que el estudio pone de manifiesto es que los participantes se muestran críticos ante la invisibilidad de la mujer en el movimiento por los derechos de los animales, sin embargo, también afirman que la visibilidad de los hombres veganos permite a los hombres no veganos sentirse más identificados con el movimiento.

La identidad de género y las jerarquías de género adquieren nuevos territorios donde ser exploradas cuando la dimensión postantropocéntrica entra en juego. La importancia de la investigación en este ámbito se hace evidente cuando consideramos el florecimiento de los posicionamientos políticos postantropocéntricos y el potencial androdescentrativo de dichos espacios. A pesar de ello y de la limitación de estos estudios al comprender el género como binario, los datos iniciales indican que la masculinidad híbrida identificada en hombres veganos se muestra insuficiente en el cuestionamiento estructural de la jerarquía de género.

Referencias:

Adams, C. J. (1990). The Sexual Politics of Meat: A Feminist-Vegetarian Critical Theory. London-New York: Continuum.

Braidotti, R. (2002). Metamorphoses: Towards a Materialist Theory of Becoming. Cambridge: Polity Press.

Bridges, T., & Pascoe, C. J. (2014). Hybrid Masculinities: New Directions in the Sociology of Men and Masculinities. Sociology Compass, 8(3), 246–258.

Calarco, M. (2008). Zoographies: The Question of the Animal from Heidegger to Derrida. New York: Columbia University Press.

Greenebaum, J., & Dexter, B. (2018). Vegan men and hybrid masculinity. Journal of Gender Studies, 27(6), 637–648.

Simonsen, R. R. (2012). A Queer Vegan Manifesto. Journal for Critical Animal Studies, 10(3), 51–80.

Wolfe, C. (2003). Zoontologies: The Question of the Animal. Minneapolis: Univ Of Minnesota Press.